Conóceme
Copyrigth 2011. All Rigths Reserved.  Jesús Martínez Alvarez
Jesús Martínez Alvarez













         
          
         
           
       
            
  
 

 


 

 

Articulista del Periódico Crónica de la Ciudad de México y otros periódicos de Provincia.

Lugar de Nacimiento: Oaxaca, Oax. 18 de septiembre de 1944
Profesión: Contador Público Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca

1978 - 1980

Presidente Municipal de la ciudad de Oaxaca
1985 - 1988 Diputado por el III Distrito Federal Electoral de Oaxaca. LIII Legislatura
1985 - 1986 Gobernador Interino del estado de Oaxaca
Septiembre 2003 a  Agosto de 2006 Diputado Federal y Coordinador del Grupo Parlamentario de Convergencia en la LIX Legislatura
Cargos Públicos por elección


Soy originario de la capital del Estado de Oaxaca. En tanto que mi madre fue oaxaqueña, mi padre era de Tequila, Jalisco. Cuando él llegó a trabajar a la Ciudad de Oaxaca,  conoció a mi madre siendo ella muy joven, y se casaron en esta Ciudad.

Mi hermana mayor y yo nacimos en Oaxaca y mis otras dos hermanas en Guadalajara, Jalisco, ya que por cuestiones de trabajo de mi padre, nos fuimos a vivir a esa ciudad y posteriormente al municipio del que mi padre era originario.

Recuerdo muy bien que teniendo yo 6 o 7 años de edad, durante la cena mi padre hablaba con entusiasmo de lo importante que era ser presidente municipal del pueblo donde uno había nacido.  Y yo sabía que estaba pensando en su natal Tequila, Jalisco.

En esa época, estoy hablando de los años 50, Tequila era un pueblo que no tenía sus características actuales, pues hoy se ha convertido en un lugar de gran atractivo turístico por las grandes fábricas del Tequila y es conocido ya mundialmente.  En esta época esta población era, me imagino, como la mayor parte de la provincia de México, predominantemente rural.

Crecí escuchando a mi padre expresar su sueño de ser Presidente Municipal del pueblo donde nació. En mi adolescencia mi padre insistía en que yo debería ingresar al colegio militar o  ejercer el sacerdocio, insistencia que se convirtió en una orden.

Conforme ha transcurrido el tiempo, he comprendido que al quererme imponer seguir la carrera militar o del sacerdocio, mi padre lo hacía seguramente pensando en que estas dos actividades eran las que podrían a uno garantizarle  un mejor futuro, no es que existiera mala fe o algo que fuera en contra de mis intereses, era simpe y sencillamente una visión de su época, que afortunadamente no acepté. Así pues, corriendo todos los riesgos que significaba,  opté por irme de mi casa.

A pesar de que le dije a mi padre que no me interesaba el colegio militar ni mucho menos el sacerdocio, insistió en que intentara entrar al colegio militar en la Ciudad de México, por lo que realizó los trámites necesarios para mi ingreso y me proporcionó la cantidad de 500 pesos que requería para comprar tenis y otros utensilios.

Me trasladé a la Ciudad de México, pero no me presenté a ningún examen. Llegué a una casa de estudiantes  y desempeñé diversos trabajos, como el de garrotero en un restaurante; también  trabajé de botones en el hotel María Isabel, entonces recién inaugurado y que aún existe sobre la calle de Reforma.

Tuve muchos problemas porque no contaba con cartilla militar, ya que no tenía la edad, y también algunos de carácter sindical que me limitaban para desempeñarme laboralmente.

Un día me dijo por teléfono mi tía materna que vivía en Oaxaca: “Vente para acá y vives con tu abuelito, lo cuidas y te pones a estudiar.”  En ese tiempo tenía yo 16 años.

Regresé al lugar donde yo había nacido, hoy Oaxaca de Juárez, con mi abuelo, el padre de mi madre, que se encontraba enfermo y que lamentablemente murió meses después de haber llegado yo.

El hecho de haber crecido escuchando lo que pensaba y decía mi padre sobre lo que debe ser el municipio libre causó una profunda impresión en mí, así es que empecé a soñar con ser presidente municipal de Oaxaca. Seguramente mi padre nunca pensó el impacto que iba a tener en mí lo que él decía y menos que pudiera yo llegar a la posición a la que él siempre aspiró.

Mi ilusión de ser presidente municipal se basaba en todas aquellas cosas que mi padre decía que se podían hacer por el propio terruño y por sus habitantes. Por eso veía con desesperación cómo iban y venían alcaldes en Oaxaca y en Tequila y cómo las cosas, lejos de mejorar, iban peor, incluso, prácticamente se convertían en empleados del gobernador en turno, olvidando que son la primera autoridad en la ciudad.

En ese tiempo trataba de explicarme por qué mi padre nunca pudo ser presidente municipal. Desconocía que el sistema político imperante, manejado por el PRI y por sus sectores, había asignado esa posición para los electricistas. No importaban las relaciones, la capacidad o la preparación; simplemente contaba que era una posición para los electricistas, y que tenía que ser un electricista el que la cubriera, al grado de que, insisto, llegaban personas analfabetas, incluso que ya habían sido presidentes municipales hasta en tres ocasiones.

En el caso de Oaxaca, como en muchas partes del país, principalmente en las capitales de los Estados, el requisito propiamente era, más allá de la preparación o la capacidad, el hacer o tener relación con el gobernador en turno.

Al estar consciente de que el único requisito que en ese tiempo había era ser amigo del gobernador, pensé que nunca podría ser presidente municipal de Oaxaca, porque no importaba que yo realizara cualquier actividad, ni que me hubiera preparado para ese cargo o me hubiera destacado en mi profesión. Yo veía muy lejano el hecho que pudiera ser amigo de un gobernador, dado que nunca había conocido a un político, ni siquiera de mediana importancia.

Continué con mis estudios profesionales de Contador Público, pero siempre pensando en la lejana posibilidad de ser presidente municipal de Oaxaca.

En 1977, el presidente del CEN PRI trató de introducir una nueva mecánica para seleccionar candidatos, y tuvo la idea de enviar a un delegado honesto a que fuera a cumplir precisamente las instrucciones que había dado y que se habían publicado al nivel nacional, mediante un documento que fue denominado “La democracia transparente para la elección de candidatos a las presidencias municipales”.

El primer experimento para implementar este procedimiento fue en la capital del estado de Oaxaca. Cuando vi publicada la convocatoria, me di cuenta que reunía los requisitos tradicionales, tales como haber nacido en el lugar, ser mayor de edad, no tener antecedentes penales y algunos otros elementales. El mecanismo para la elección no estaba previsto, sólo era una convocatoria para inscribirse. Desde luego, el gobernador y el presidente del PRI en turno lo tomaron como una nueva forma de dar a entender que se estaba democratizando el PRI, pero nunca pensaron que iba en serio. El hecho es que el delegado, que traía instrucciones precisas, se empeñó en que fuera un ejemplo para toda la república.

Cuando traté de inscribirme, el delegado me dijo que no lo podría hacer si no contaba con la autorización del gobernador. Como pude, a pesar de que obviamente no conocía al gobernador, lo abordé en un restaurante y le dije que deseaba inscribirme porque quería ser presidente municipal, impetuosa declaración que lo hizo reír, ya que no tenía caso, como él mismo me lo manifestó, dado que era simplemente una formalidad, pues el candidato sencillamente iba a ser nombrado.

Ante mi insistencia, se quedó pensativo y me ofreció trabajo. Le dije que no era un problema de trabajo, sino de muchas ganas de ser presidente municipal, de servirle a la gente de Oaxaca, de hacer algo por la ciudad en la que había nacido. El gobernador entonces me dijo: “Bueno, si usted quiere hacerle el juego, pues hágalo, inscríbanse y no hay ningún problema.”

Afortunadamente, el delegado desarrolló un mecanismo que alentó una gran representación de todos los sectores del partido. Así fue como el PRI nombró más de setecientos delegados, cuyos nombres eran desconocidos para mí. Sin embargo, al candidato oficial se le había entregado toda la información con el objeto de que tuviera la oportunidad de poder hablar directamente con cada uno de ellos.

Creo que en lo esencial se combinaron tres factores para que yo resultara electo en aquella selección interna: que tuviera tanta convicción en mi sueño de ser presidente municipal, que tuviera una natural vocación política y, lo más importante, que todo ello hubiera coincidido con la determinación del PRI, que luego resultaría efímera,  de democratizar la elección de sus candidatos a las presidencias municipales.

Me detengo en el segundo de estos factores:   Yo considero que todos tenemos una cierta inclinación para hacer ciertas cosas; desde la escuela sin darse uno cuenta va encabezando algunas actividades positivas. En la Universidad Autónoma Benito Juárez fui dirigente de mi generación de contadores. Antes, por cierto, había logrado, junto con otros de mis compañeros, romper la inercia que hacía que la dirigencia estudiantil de la escuela de Comercio la encabezara el dirigente de la escuela de Leyes. Esta inercia obedecía a que ambas escuelas compartían el mismo edificio, el que alguna vez fue el Instituto de Ciencias y Artes  y en el que estudió don Benito Juárez, así como otros personajes relevantes de Oaxaca. De ambas escuelas, a la que se concedía mayor importancia era a la de Leyes, cuyos estudiantes llamaban “yopes”, es decir, indios, a los alumnos de Comercio. Logramos, pues, que la representación estudiantil de Comercio fuera de Comercio, lo que constituyó una de mis primeras luchas políticas.

La máxima ilusión de cualquier político es ser gobernador de su Estado, pero ser presidente municipal representa satisfacciones únicas porque tienes que hacer mucho con poco. En ese tiempo los municipios contaban realmente con muy pocos recursos. No fue sino hasta el gobierno del presidente José López Portillo que se modificó la repartición del dinero y se asignaron recursos para los estados y para los municipios. Con el dinero que te daban no podías ni pagar la nómina; a mí me daban 40 millones y tres años después de que yo fui Presidente Municipal estaban dando 1000 millones como presupuesto para el ayuntamiento.

Quiero decir que lo más importante es contar con la participación de la gente para hacer un buen trabajo como presidente municipal, más que contar con recursos, pues la única limitación es tu capacidad, creatividad e imaginación. Si el asunto fuera solo dinero, cualquier persona que lo tuviera podría hacer las cosas.

Si algo marcó mi vida fue precisamente ser presidente municipal. Gracias a ello constaté lo que decía mi padre: no hay nada mejor que tratar de servir a la comunidad con responsabilidad y pasión y de considerar a la política como una actividad superior.

A pesar de haber ocupado yo cargos públicos de mayor importancia, como Gobernador Interino de mi Estado natal, Secretario General de Gobierno, Subtesorero y Tesorero General del Estado, dos veces Diputado Federal y de ocupar, incluso, el cargo de Secretario General de Gobierno en el DF, y otros muchos cargos, considero que el de Presidente Municipal de Oaxaca es el que mayores satisfacciones me ha proporcionado.

 

Currículum

 

Cargos Administrativos en el Gobierno
1980 - 1985 Secretario General de Gobierno del Estado de Oaxaca
1988 - 1989  Delegado del D.D.F. en Venustiano Carranza
1989 - 1990    Director General de Gobierno del D.D.F.
1990 - 1991 Coordinador General de Transporte del D.D.F.
1991 - 1992  Secretario General de Gobierno del D.D.F.
1992 - 1994   Secretario General de Coordinación Metropolitana del D.D.F.
1995 - 1998   Subdirector General de Prestaciones Económicas del ISSSTE
2009-2010 Coordinador General de la Comisión para la conmemoración del Bicentenario del inicio de la Independencia y el Centenario del inicio de la Revolución en el Estado de Oaxaca.
2010- Representante del Gobierno de Oaxaca en el Distrito Federal.
Participación en eventos nacionales e internacionales
Octubre de 2003 
Panelista en la Semana Nacional de la Ciudadanía y la Democracia. Organizado por el IFE, TRIFE y PGR Ciudad de México

14-17 de nov, 2003    Participación en la reunión del Comité Ejecutivo del Consejo Mundial de la Paz Atenas, Grecia.
25 al 27 de feb. 2004 Integrante de la Delegación Mexicana en la I Reunión Interparlamentaria México-Brasil Ciudad de México
13 al 16 de may..2004 Integrante de la Delegación Mexicana en la 43 Reunión Interparlamentaria México-Estados Unidos. Guadalajara, Jal.
23 al 25 de sep.2004 Integrante de la Delegación Mexicana a la VII Reunión Interparlamentaria México-Cuba La Habana, Cuba
  Octubre de 2004 Participación en la conferencia “Las Reformas que necesita el país” Organizado por la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión Ciudad de México
Diciembre de 2004 Ponente en la Mesa de Análisis “Reformas a la Ley del Issste” Ciudad de México
Enero de 2005 Integrante de la Delegación Mexicana en la 13ª Reunión Interparlamentaria México-Canadá
Ciudad de México
  18 de feb. de 2005 Participación en el Foro Sindical Patronal, Legislativo y Gubernamental, organizado por el Frente Sindical Campesino, Social y Popular. Toluca, Estado de México.
2 y 3 de marzo de 2005 Integrante de la Delegación Mexicana en la ceremonia de transmisión de mando del Presidente de la República Oriental de Uruguay Montevideo, Uruguay
5 y 6 de abril de 2005 Participación en la celebración del 40 Aniversario del Parlamento Latinoamericano. Ciudad de México
1° de mayo de 2005   Invitado especial en los festejos del Primero de Mayo La Habana, Cuba.
7 al 11 de may. de 2005 Participación en la VI Asamblea General de la Confederación Parlamentaria de las Américas. Iguazú, Brasil
  2 y 3 de junio de 2005 Participación en la Comisión de Derechos Humanos, Justicia y Políticas Carcelarias del Parlamento Latinoamericano Santiago, Chile.
27 y 28 de junio de 2005 Participación en el 2° Gran Congreso de la Cumbre de Estrategia Política, organizado por Economist Conferences  Ciudad de México
  5 y 6 de julio de 2005 Participación en el Primer Encuentro Legislativo-OCDE-Legislatura sobre temas de Política Presupuestal y Tributaria París, Francia
26 y 27 de julio de 2005   Integrante de la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados que visitó el Tribunal Federal de Cuentas de la República de Alemania.
6 Y 7 de octubre de 2005 Participación en la IV Reunión de la Comisión de Derechos Humamos del Parlamento Latinoamericano.  San José, Costa Rica.

18 y 19 de noviembre

de 2005

Integrante de la Delegación Mexicana en la VIII Reunión Interparlamentaria México-Cuba Monterrey, N.L.
25 de noviembre de 2005   Participante en la XIII Reunión Anual de Industriales en el “Diálogo con Legisladores” Ciudad de México
5, 7 y 8 de dici. 2005 Integrante de la Delegación Mexicana en la II Reunión Interparlamentaria México-Brasil Brasil.
26 de enero de 2006 Participación en la comida-conferencia “Coinversión, Turismo, Remesas, Educación, Cultura” organizado por Club de Industriales, Cámara de Comercio Hispana de USA-México, Consejo Coordinador Empresarial. Ciudad de México
Otras actividades